Furia de la naturaleza
La naturaleza demuestra toda su furia con fenómenos atmosféricos debido al poco cuidado que hacemos del medio ambiente. Es por eso que estamos expuestos a desastres ecológicos catastróficos de grandes dimensiones como tornados, terremotos, tsunamis, huracanes, tormentas eléctricas, inundaciones o erupciones volcánicas.

Lo cierto es que la madre naturaleza es la única capaz de mostrarnos los mejores espectáculos y fenómenos capaces de dejarnos con la boca abierta, cada muestra de poder natural nos hace recapacitar y darnos cuenta de lo pequeños que somos dentro de este mundo con capacidades inimaginables.

En definitiva, podemos decir que con la naturaleza no se juega y es mejor estar atentos porque en cualquier momento una tormenta, huracán o tsunami puede alterar nuestras vidas en cuestión de segundos.