Futuro negro para los ecosistemas de los bosques tropicales