La geobiología, un aliado contra la ‘contaminacion invisible’