Gran cantidad de salmones mueren por los parásitos
Por primera vez se puede valorar el impacto que los parásitos tienen en la mortalidad de los salmones, y las conclusiones del estudio realizado han sido tan inesperadas como pesimistas. Según concluye una investigación internacional un altísimo porcentaje es atribuible a los piojos de mar.

Como dice la famosa frase, no hay enemigo pequeño y, sin duda, casos como éste hacen bueno el dicho. Hasta tal punto, que estamos hablando de una mortalidad natural del salmón salvaje durante su migración oceánica del 90 o, incluso, del 95 por ciento. ¿Pero, cómo contribuyen a ésta los parásitos? Ahora conocemos la respuesta.

Concretamente, se encontró que los piojos de mar eran responsables de la muerte de alrededor del 39 por ciento de la mortalidad en el Atlántico Nordeste. Una cifra que espanta, pues además supone que la casi la mitad de las muertes las causan ellos.

Su muerte, según explica el artículo publicado, se produce a consecuencia de la infección provocada por estos parásitos, que los debilita hasta llegar a acabar con su vida.

Así, el estudio demuestra que además de la falta de alimento, el clima o los depredadores (incluida la pesca), los parásitos son un terrible problemón para los salmones. Por ello, el estudio recalca que hay que tener este factor en cuenta para poder conservar la especie de cara a políticas de preservación y mejora de su hábitat.

En este importante estudio, cuyas conclusiones publica hoy Proceedings of the Royal Society B, participaron científicos de distintos países y contó con la colaboración de la Universidad de St Andrews.

Recordemos que los piojos de mar son parásitos naturales del salmón salvaje, es decir, de los ejemplares silvestres, que no proceden de la acuicultura, si bien también representan un problema para los criados en cautividad.