El guepardo, en serio peligro de extinción