Guerra a la bicicleta, gana la contaminación