Gusanos, bacterias y mohos que devoran el plástico