Hace tres millones y medio de años nuestros antepasados comenzaron a comer otras plantas y carne