Hallan una ballena que se creía extinta hace millones de años
El varamiento de una ballena en la playa siempre es una noticia triste, pero en este caso había algo de qué alegrase, pues el animal pertenecía a una antiguo grupo que se creía extint0 desde hacía millones de años.

Se trata de la ballena franca o pigmea, y el hallazgo no sólo vuelve a recordarnos la de interrogantes que todavía guarda el mar, sino que además permitirá estudiar cuidadosamente estos mamíferos, de los que se desconoce casi todo.

El descubrimiento fue en las costas de Nueva Zelanda, donde se encontró un ejemplar de ballena franca, perteneciente a la familia de los misticetos, caracterizada por tener barbas en vez de dientes.

Un fósil viviente

Según se explica en la revista científica Proceedings of the Royal Society, habitaría en el hemisferio sur y su tamaño es relativamente pequeño, de unos 6,5 metros de longitud con un peso de entre 3.000 y 3.500 kilos.

Los expertos informan de que esta especie es el único pariente vivo de las antiguas especies de un grupo de estos cetáceos conocido como las ballenas barbadas, que se creía extinguido hace la friolera de 2 millones de años, tras 15 millones de años desde sus orígenes.

Por su parte, se diferencia de otras ballenas francas australes, entre otras características, por sus mandíbulas más discretas y tener aleta dorsal. Sin embargo, este fósil viviente comparte con ellas su tipo de alimentación, a base de krill y otros pequeños crustáceos, por lo que en asuntos del comer es una ballena típica, de lo más moderna.

Una vez llenó los océanos, pero ahora esta especie sólo puede decirse que todavía mantiene encendida una débil llamita de vida este antiguo grupo, que no es poco. Gracias a este hallazgo hemos sabido que, pese a todo, no estaba extinta, una creencia en la que ha influido su misteriosa y escurridiza personalidad.