Houtong, la ciudad de los gatos