Huerto urbano y jardín en una biblioteca de Florencia
Florencia, cuna del Renacimiento, con un legado artístico que deja con la boca abierta (de hecho, de ahí proviene el síndrome de Stendhal, sufrido por el escritor, según se cuenta, cuando visitó la ciudad, también conocido como síndrome de Florencia, una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión y alucinaciones cuando la persona ve obras de arte de gran belleza), quiere conjugar educación con ecología.

Al menos, una de sus bibliotecas, que ha decidido instalar un jardín en el techo del edificio. Dentro, libros, cultura; arriba, verde, naturaleza y respeto por el medio ambiente. La biblioteca se ubica a las afueras de la ciudad, desde donde se puede disfrutar del paisaje de la Toscana.

La biblioteca se llama BiblioteCaNova Islet y allí se ha instalado el BibliOrto, el jardín de la biblioteca. Pero no es sólo un jardín: es un laboratorio permanente de horticultura, que ofrece una experiencia educativa para aprender a cultivar frutas y verduras. El proyecto tiene otros objetivos, como fomentar la importancia de consumir alimentos sanos, la protección de la biodiversidad y la educación ambiental. Se trata de promover ideas como consumo responsable, economía sostenible y ciudadanía activa.

La biblioteca cuenta con dos jardines: un jardín en la azotea y un espacio de crecimiento situado en frente de la sección infantil.

El objetivo no es la producción, según cuenta el bibliotecario y agricultor Stefano Beltramini. Hay unos 300 metros cuadrados de espacio para el crecimiento de las plantas que cuidan quince voluntarios. Es una comunidad centrada en el aprendizaje.

Al principio, la organización Slow Food Toscana les ayudó a desarrollar la idea. Hace dos años, tenían el objetivo de crear un banco de semillas en la biblioteca, pero no pudieron llevarlo a cabo. Aprenden sobre la marcha. Tratan de seleccionar las variedades que sean fáciles de sembrar y, a poder ser, de especies locales. Se practica el compostaje y se usan abonos ecológicos.