Compartir

Ideas locas y ecológicas para decorar tu casa en Navidad

Ideas locas y ecológicas para decorar tu casa en Navidad

La creatividad y el reciclaje no son polos opuestos, sino todo lo contrario, pero también es cierto que se atraen poderosamente. Ello no significa que reciclar implique ser creativos, no necesariamente, ni que todo reciclaje creativo tenga un puntito de locura. Atreverse a rozar el disparate, sin embargo, muy a menudo es la clave del éxito. ¿Pero, por qué estamos atados a la rutina, qué nos impide crear sin límites? Es una pregunta difícil de responder, pero el simple hecho de hacérnosla nos da pie a intentar salir de esa falta de imaginación que tan poco casa con las fechas navideñas, tan llenas de emociones y fantasía. Así que pongamos nuestra mente a funcionar y démosle alas... En este artículo de EcologíaVerde, te mostramos grandes ideas ecológicas para decorar tu casa en Navidad.

También te puede interesar: Decorar una mesa de Navidad ecológica

Un belén diferente

Apliquemos ese proceso creativo tan lúdico a una decoración navideña más sostenible, juguemos a inventar para conseguir una casa que tenga un mucho de nosotros sin necesidad de polucionar ni de gastar de más. Empecemos por el tradicional belén, uno de esos adornos navideños al que podemos dar la vuelta para transformarlo en algo distinto, sin que por ello pierda esa esencia tan particular, su hermoso espíritu.

¿Darle la vuelta? Darle mil y una vueltas, más exactamente. Las posibilidades son tantas como nos dicte la imaginación, pero si queremos apostar por las ideas más locas, busquemos un escenario que no sea el de siempre. ¿Qué attrezzo podría encajar? Sorprender sin resultar excéntricos, o buscando serlo, es todo un arte...

Si el belén es muy extenso, elijamos las figuras más importantes o simplemente las que mas nos gusten o rabia nos den y vayamos con ellas a un lugar insólito: ¿cuál podría ser...? Por cierto, en la imagen superior tienes una divertida pista.

Si tenemos una pecera de forma redondeada, sería genial poner una base con arena, arroz, azúcar, sal, etc. y montar dentro un belén e incluso pegarlos a su base y a las paredes para que desafíen la gravedad y luzcan de un modo insólito. Y, por qué no, añadamos otros objetos, ya sean navideños o no. Puesto que se trata de innovar, las ideas más traviesas son siempre bienvenidas.

Un árbol único

El árbol es otro firme candidato a sufrir nuestras diabluras, aunque lo ideal sería prescindir de él, sobre todo si es natural, como gesto en favor del medio ambiente. Si tenemos un árbol artificial, aunque también contamina lo suyo, puesto que ya lo hemos adquirido, aprovechémoslo el máximo posible de tiempo y busquemos cómo decorarlo de forma creativa y ecológica: pueden servirnos los botones de colores, los viejos retales, frutos secos disfrazados, latas de refrescos cortadas con formas navideñas, como los renos, los muñecos de nieve o, puestos a imaginar, cualquier otra cosa que nos inspire.

En caso de no tener/querer árbol artificial ni natural, no por ello hemos de prescindir de este tradicional símbolo navideño. Lancémonos a por todas e inventemos uno o varios arbolitos de pequeño tamaño, por ejemplo en miniatura, y rodeémoslo de un paisaje nevado creando un mini terrarium dentro de un envase de cristal o, de nuevo, en una pequeña pecera.

Apilar libros en forma de abeto es otra interesante opción que puede inspirarnos para conseguir ese árbol sin necesidad de talarlos ni de aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero. El resultado, como pueed verse en la imagen superior, es impactante, y muy decorativa. Sorprende comprobar cómo una idea tan inesperada y atípica logra crear ese genuino ambiente navideño, su misma magia.

Y, por supuesto, la misma idea es aplicable con otros objetos. Démosle al magín durante unos días y dejemos que la imaginación nos diga qué hay qué hacer. Como última sugerencia para los árboles, crear perfiles en la pared con forma de abeto puede dar pie a muchas variaciones: los tapones de corcho o el mismo espumillón son materiales interesantes para llevarla a cabo. ¿Y qué tal si escribimos frases bonitas o conmovedoras o rebeldes en cuartillas o post its que podemos pegar también en la pared, a modo de adorno?

Unos adornos exclusivos

Las coronas, los centros de mesa y todo tipo de adornos navideños como las bolas, el espumillón y demás son una provocación para cualquier mente creativa. Piensa que por muy bonitos y brillantes que sean, no resultan sorprendentes por la fuerza de la costumbre. Cambiar su uso, su escenario, combinarlos de mil y un modos, entre ellos y con objetos reciclados es un desafío que tendrá su merecida recompensa.

Sería una auténtica locura hacer coronas inverosímiles con los envoltorios de los bombones y de los pastelitos infantiles y combinarlas con hojas secas, piñas, bolas navideñas, fotos nuestras, de la mascota, juguetes viejos, figuritas del belén, papel de periódico, de revista ... Si el resultado nos gusta, genial, entonces lo tenemos. En caso contrario, simplemente probemos una combinación distinta: quitamos de aquí, ponemos allí, pintamos, forramos, pegamos, despegamos, separamos, unimos y, sobre todo, disfrutemos durante el proceso y con el resultado.

Juega con los colores

Esta propuesta parte de una idea de decoración muy básica, pero nosotros vamos a aportarle un toque diferente. Partiremos de los colores típicos de la Navidad: el verde, dorado, blanco, el rojo... o jugaremos con distintas tonalidades para crear esa sensación multicolor que también asociamos con estas fechas.

Aplicando esta idea tan elemental logramos que objetos que normalmente no se relacionan con la Navidad tengan un sabor muy de estos días. Por ejemplo, como puede verse en la imagen superior, bastará con anudar un cojín con un lazo rojo para convertirlo en un detalle navideño precioso.

O, como también vemos en la foto, utilicemos la fuerza del rojo para integrar cualquier detalle en parte de la decoración especial. Esta vez han sido unas botas rojas (lo suyo es utilizar botas rotas o que nos hayan quedado pequeñas) utilizadas a modo de tiestos que nos recuerdan a las botas del Papá Noel.

Además, las plantas verdes también recuerdan al abeto, a la flor de Pascua y a otras plantas típicas de la Navidad, como el muérdago, con sus hojas verdes y sus frutos rojos. En ambos casos será fácil combinar los colores con otros adornos para así conseguir un bonito conjunto.

Atrévete con árboles originales

El capítulo de los árboles de Navidad da mucho de sí. Aprovechemos que la forma del árbol es muy característica, tipo pirámide, para jugar con materiales de toda clase.

El truco está en atreverse, tirar de magín y disfrutar con el resultado. Seamos eco-locos y el espíritu de la Navidad aflorará en el lugar más inesperado.

En las imágenes vemos cómo nos pueden servir los más distintos objetos. Libros, bolas navideñas, papel... El tamaño pequeño también es resultón, y ya se sabe, lo reducido por lo general es más ecológico.

Idealmente, guardemos el árbol para próximos años. Por muy reciclado que sea, siempre será preferible reutilizar. De nuevo, podemos ir dándole un nuevo aire cada Navidad y, lo mejor de todo, ahorrarnos volver a hacerlo y respetar a los árboles naturales.

Adornos diferentes

Los adornos van más allá del árbol o del belén. Eso sí, también se utilizan para adornar tanto uno como otro. Hablamos de las típicas bolas, guirnaldas, piñas, estrellas, espumillones o piñas, pongamos por caso.

Las posibilidades son infinitas. Si no se nos ocurre nada, partamos de lo que tenemos y démosle un nuevo aire. Añadamos a las tiras de espumillón algún elemento nuevo, como botones de colores o, por ejemplo, con pequeños colgantes creados a partir de recortes de revista y unas cintas.

Hagamos galletitas navideñas con formas típicas o atípicas y utilicémoslas como colgantes para el árbol. ¡Será divertido poder ir comiéndolas!

O el mismo nacimiento. Un belén sencillo y rico rico, con galletas fáciles de hacer (solo habrá que hacer el perfil con un cuchillo), que luego podemos decorar con chocolate o utilizando otras coberturas si queremos que sean de colores.

Por otra parte, las coronas navideñas son todo un reto a la imaginación. Customizar una aburrida corona es toda una aventura.

Si convertir un montón de bolas en una corona es una original idea, transformar las más típicas en divertidas obras de reciclaje pondrá un impagable toque de humor a nuestra decoración. ¿Qué tal colocar juguetitos viejos, y los envoltorios de las chocolatinas? ¡Ánimo, impactar es acertar!

Tampoco olvidemos las piñas para hacer centros de mesa, coronas y colgantes. Si no queremos complicarnos, utilicémoslas con velas y algún que otro detalles (muérdago, espumillón, purpurina, polvo de nieve, bolas, etc.) para crear centros de mesa originales.

Serán muy fáciles de convertir en una guirnalda de lo más original. También combinan muy bien con bolas navideñas, introduciéndolas al azar en un contenedor de cristal.

Decoración deliciosa...

En ecología, la reutilización es un plus. En este caso vamos a proponerte una interpretación un tanto atípica de las tres erres de la ecología (reducir, reciclar y reutilizar) que puede ser de ayuda para decorar de un modo diferente.

La idea no es otra que convertir la decoración en comida o al contrario, convertir las delicias culinarias de estos días parte de la decoración. De este modo, nos ahorramos la decoración o, al menos, una parte de ésta.

Hay un sinfín de recetas de entrantes, platos principales, aperitivos y postres emplatados como si fuesen un abeto u otros adornos navideños. Sus colores y el resultado puede llegar a ser espectacular.

Decoración con luces LED

Una sencilla decoración navideña que perfectamente pueden ser unas luces LED y la atmósfera de las velas combinará a las mil maravillas con una cena que conjugue la decoración de los platos con la de la estancia.

Un tanto loco, es cierto, pero no por ello menos divertido o, si se quiere, incluso estiloso y elegante. Todo dependerá de cómo lo planteemos. Nuestra creatividad puede hacer maravillas, darle el toque perfecto.

Porque, además de ahorrar un buen dinerito y cuidar el planeta conseguimos una decoración personalizada. Muy nuestra, con un espíritu navideño verde nada consumista. Si queremos unas fiestas eco-amigables es de lo que se trata, al fin y al cabo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ideas locas y ecológicas para decorar tu casa en Navidad, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Manualidades con material reciclado.

Comentarios (2)

Escribir comentario sobre Ideas locas y ecológicas para decorar tu casa en Navidad

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Mary luz
Necesito contactarme estoy muy interesada
Ana Isan
Hola Mary,
Puedes comentar lo que desees a través de estos comentarios : )
Un saludo!
marian
Nos gusta vuestra web.
Ana Isan
Hola Marian,
Si te ha gustado este post te recomiendo también este otro: http://www.ecologiaverde.com/centros-de-navidad-ecologicos-faciles-de-hacer/
Un saludo y gracias por tus palabras : )

Ideas locas y ecológicas para decorar tu casa en Navidad
1 de 9
Ideas locas y ecológicas para decorar tu casa en Navidad