Insectos más resistentes por el uso de semillas transgénicas
Según las compañías que venden y distribuyen maíz y algodón genéticamente modificado (OMG), su uso no supone ningún inconveniente, las plantas son más resistentes a las plagas y los cultivos son más productivos. Claro que qué otra cosa pueden decir, si es su negocio. Y quizá sea cierto en el corto plazo, en el muy corto plazo, si hablamos de agricultura, durante los dos o tres primeros años de uso de semillas transgénicas. Pero, ¿y luego?

Las plagas de insectos también se adaptan a los pesticidas y a las plantas genéticamente modificadas y cada vez son más los parásitos resistentes al pesticida Bt, de modo que los beneficios de los cultivos transgénicos desaparecen. Según un estudio publicado en la revista Nature Biotechnology, desde 2010, 5 de las 13 principales especies consideradas plagas se han vuelto inmunes a las toxinas Bt del maíz y el algodón transgénicos.

Esto es especialmente relevante en Estados Unidos, donde se usan desde hace tiempo este tipo de semillas y sus correspondientes químicos: 3 de cada 5 casos se dan en el país norteamericano. Allí se encuentran casi la mitad de cultivos Bt de todo mundo. Cabe señalar que la resistencia de los cultivos y la adaptación de las plagas no es homogénea: en algunos casos, la resistencia ha evolucionado en 2 o 3 años, en otros casos, la eficacia de los cultivos Bt se ha mantenido más de 15 años.

Los científicos han analizado 77 campos de cultivo en los cinco continentes, pero la resistencia podría ocurrir en especies que no han sido analizadas en estos estudios. Y el caso es que cada vez hay más tierra cultivada con semillas preparadas para echar pesticida Bt. En potras palabras, en unas décadas, los insectos de todo el mundo serán inmunes a este químico.

Un riesgo innecesario

Insectos más resistentes por el uso de semillas transgénicas
La pregunta que cabe hacerse ahora es: ¿es justo que los agricultores paguen por unas semillas transgénicas que ya no funcionan? Por otra parte, no se sabe qué efectos tienen esos genes Bt modificados en animales que se alimentan de estos cultivos, aunque ya hay estudios que indican que los cerdos alimentados con transgénicos tienen más problemas de salud.