Inventan un plástico que puede comer la fauna marina