Inventan un papel en el que puede escribirse 20 veces
Más que ahorrar papel, qué duda cabe, la solución para talar menos árboles es encontrar una buena alternativa que evite su tala masiva con el sólo fin de transformarlos en papel. Un papel que, en la mayoría de los casos, sólo tiene un uso y se produce con un alto coste ambiental.

Científicos de la californiana Universidad de Riverside, en Estados Unidos, están perfeccionando un invento que podría sustituir al papel, basado en un sistema de reescritura que busca maximizar su uso y representar una alternativa capaz de satisfacer las necesidades a nivel global.

Escribir una y otra vez

Aunque todavía está en fase de desarrollo, puede avanzarse que el invento tiene pros y contras, pues si bien se trata de una película de cristal o plástico reutilizable, que permite escribir y borrar hasta 20 veces sin perder contraste ni resolución, al cabo de tres días las letras dejan de ser legibles.

En el lado positivo, el nuevo papel “es sencillo de hacer, tiene un bajo coste de producción, baja toxicidad y bajo consumo de energía”, explican sus creadores. En concreto, las palabras se imprimen al colocar encima de la película una capa de cristal o plástico con el texto y exponiéndola a luz ultravioleta.

Inventan un papel en el que puede escribirse 20 veces
Gracias a un cambio químico que fotoblanquea la tinta aplicada a la película con colorantes redox, el texto queda sin decolorar y, finalmente, el borrado se consigue calentando el soporte a 115ºC. Sin embargo, el colorante sólo permite utilizar los colores azul, rojo y verde, y las letras permanecen impresas un máximo de tres días. “tiempo suficiente para las aplicaciones prácticas como la lectura de los periódicos”, apunta Yadong Yin, líder de la investigación. Es decir, su temporalidad impide usarse como un papel convencional, por lo que a menos que se consiga cambiar eso, tendría un uso muy específico.

Sea con éste o con otro invento, se precisan soluciones urgentemente. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO), aunque en los últimos años se talan menos árboles, la tasa de deforestación sigue siendo insostenible.