Inventan una torre que devora la contaminación del aire