Investigadores que estudian tiburones encuentran un trozo de cohete espacial