James Lovelock, un científico muy pesimista