Japón, Noruega e Islandia siguen cazando ballenas