Japón obtiene gas natural a partir del peligroso metano atrapado en el océano