Jardines verticales para promocionar Cero Emisiones de Nissan en México
Cada vez está más de moda hacer campañas de márketing verde o ecomárketing. Se apela a la conciencia ecológica del consumidor. Una de las últimas campañas de este tipo se lleva a cabo en México D.F. En cinco puntos de la ciudad, una de las más grandes y pobladas del mundo, la marca Nissan instaló jardines artísticos con el objetivo de mejorar la calidad del aire y, también, para embellecer las calles.

Nissan quiere convertirse en una empresa verde. Está haciendo esfuerzos para hacer la empresa más sostenible. Además, uno de sus modelos es uno de los coches eléctricos que más éxito está teniendo en el mercado, el Nissan Leaf.

En el caso concreto de México, la empresa automovilística lleva desde 2011 desarrollando un proyecto de arte urbano y márketing ecológico enfocado a mejorar la apariencia de la ciudad. Se trata, también, de concienciar al ciudadano para que disminuya el impacto ambiental.

Son jardines verticales, una iniciativa que integra las plantas en el entorno urbano a través de diseños arquitectónicos. Además, se mejora la calidad del aire, se absorben polvos volátiles, se mejora la imagen urbana, se reduce el estrés y se potabilizan las aguas negras.

En el proyecto colabora VERDMX, una organización sin ánimo de lucro que colabora con instituciones públicas y empresas para llevar a cabo acciones ecológicas y comunitarias. En su visión, la ecología es economía. Las cinco esculturas vendes de la Ciudad de México promocionan la campaña Cero Emisiones de Nissan.

Gabriela Rodríguez, directora de VERDMX, y el arquitecto Fernando Ortíz Monasterio, director de Verde Vertical, un taller especializado en diseño y construcción de jardines verticales, son los responsables del proyecto.

Nissan promociona su producto al tiempo que ayuda a la comunidad medioambientalmente y en el ámbito social. No sólo quiere vender un coche, por otra parte, ecológico, sino también mostrar una visión más amigable con la naturaleza de los espacios públicos. Consumir no significa siempre destruir el planeta.