Juicio del Prestige: sólo un culpable, el capitán del barco