La Agencia Ambiental de EEUU quiere saber qué productos químicos se usan en el fracking