La Antártida es como un canario en una mina de carbón, advierte la ciencia