La cadena de distribución Waitrose manda sus residuos a plantas de energía renovable y compostaje