La capital mundial de la contaminación por petróleo