La carta de una niña de 12 años salva un bosque