La caza amenaza con extinguir a los ciervos en Murcia
A tiro limpio es fácil acabar con cualquiera, persona, animal o cosa, sobre todo cuando, además, la bala la bendice la ley y el blanco es un ser indefenso. En este caso, los rifles la han tomado con los ciervos que hace una década regresaron a los montes murcianos, al que fue su hogar en tiempos ancestrales, si bien tampoco entonces se libraron de la caza.

Lejos de ser un lugar donde poder vivir tranquilos, actualmente no sólo han sufrido cacerías sistemáticas, que no sólo se cobran numerosas piezas en cada montería, sino que también están a punto de extinguirlos.

Bien pensado, quizás desaparecer fuera la mejor solución para estos pobres animales, tan castigados y perseguidos en estos lares. Es lo que tiene nacer los tan abundantes y hasta epidémicos cotos de caza, si bien en este caso aludimos a los no pocos existentes en la autonomía murciana, especialmente en los términos municipales de Cieza y Cehegín.

Situación dramática

Ecologistas en Acción ha sido la voz que ha alertado sobre esta dramática situación. En concreto, la ONG quiere evitar que se extingan, por lo que exigirá a la autonomía que regule la caza de este mamífero en toda la región. En Cieza, por ejemplo, sólo en el último año se ha abatido casi una veintena de ciervos, amén de otras muchas cazadas en fincas particulares de éste y otros municipios. En los dos últimos años se estima que la caza haya matado a cerca de un centenar de ciervos.

Según explica la organización, autorizar monterías sin conocer el estado de la población ha derivado en esta lamentable situación, aunque, y esto lo digo yo, la verdadera pena es que no se les demande la prohibición de la caza y el control poblacional a través de métodos civilizados, que nunca impliquen la muerte del animal.