La condición social del hombre es genética