La contaminación del aire mata a los bosques