La contaminación del aire puede hacer morir antes a los supervivientes de ataques al corazón