La contaminación en las grandes ciudades chinas causa más de 8.000 muertes al año