La contaminación por carbón produce más de 20.000 muertes al año en Europa