La contaminación por productos químicos produce obesidad y diabetes