La contaminación produce daños cerebrales y depresión