La contaminación puede provocar un infarto seis horas después