La contaminación reduce las precipitaciones