La crisis afecta a centros de recuperación de animales