La cumbre ambiental Río+20 deja 60 toneladas de basura