La curiosa ranita de Darwin, en peligro de extinción por las cenizas de un volcán en erupción
La ranita de Darwin (Rhinoderma darwinii), que debe su nombre a su descubridor, el famoso Charles Darwin, es una especie vulnerable que se encuentra al borde de la extinción por el impacto de las cenizas provenientes de la erupción del volcán chileno Caulle-Puyehue.

La voz de alarma la han dado unos expertos chilenos que Los expertos chilenos investigan actualmente el impacto de las cenizas en las zonas donde habita la ranita de Darwin en ese país, si bien se desconoce su situación real en otras zonas donde también habita, como en los parques nacionales Nahuel Huapi y Lanín o la reserva Auca Mahuida.

Sin embargo, aún sin tenerse datos globales, la situación se sabe dramática, pues estamos hablando de una especie clasificada como vulnerable en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, que sobrevive con grandes dificultades en contados entornos boscosos de Chile y Argentina. Por ello, investigadores comprometidos con la especie han pedido que se revise el estado de conservación de la misma para que oficialmente se le considere en en peligro de extinción, y no sólo en estado de vulnerabilidad.

Las crías viven dentro de su boca

Esta minúscula rana no mide más de 3,5 centímetros y, curiosamente, una vez que la hembra desova, el macho se los introduce en la boca (saco que tiene debajo de la lengua), donde las ranas permanecen alrededor de dos meses hasta que son capaces de vivir de forma independiente.

Volviendo a la viabilidad de la especie, la plantación de pinos y eucaliptus para producir madera y papel, en detrimento de las especies originarias y, consecuentemente, de sus ecosistemas autóctonos, son otros grandes enemigos que obstaculizan la supervivencia de este pequeño anfibio. Y un último apunte: aunque su descubridor oficial fue Darwin, se tienen noticias de ella desde antes gracias a dos naturalistas franceses.