La descontaminación de Fukushima también puede dañar al medio ambiente