La despoblación y las fuentes de energía sucias aumentan el riesgo de incendios