La destrucción de los hábitats costeros