La dieta cromática: qué nos aporta