La dieta mediterránea es ecológica