La disminución de los caudales de los ríos españoles desaconsejan los trasvases
Según un estudio elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en el que se han analizado las tendencias en los caudales de 187 cuencas fluviales de la Península Ibérica entre 1945 y 2005, existe un descenso generalizado de los caudales anuales, así como en los de invierno y primavera, en la mayor parte de dichas cuencas. En algunos casos puntuales, el caudal ha disminuido en más de un 3% respecto a la media anual de los últimos sesenta años. La investigación ha sido publicada en la revista Journal of Hydrology. El cambio climático es una de las posibles causas del descenso.

El descenso generalizado de los caudales puede ser debido a la disminución de las lluvias y al aumento térmico observados en las últimas décadas. Es más, el proceso podría acelerarse durante el siglo XXI según las proyecciones climáticas de los actuales modelos de cambio climático para la Península Ibérica, ha explica el investigador del CSIC Sergio Vicente, del Instituto Pirenaico de Ecología.

Pero, aunque el cambio climático pueda explicar lo ocurrido, el cambio en los usos y cubiertas del suelo también causan una disminución del caudal de las cuencas ibéricas. El abandono generalizado de campos de cultivo y de pastos en las zonas de montaña durante la segunda mitad del siglo XX, así como la colonización de estas áreas por parte de matorrales y bosques, hace que aumente la infiltración, intercepción y evapotranspiración directa por parte de la vegetación, lo que disminuye la generación de escorrentía y las aportaciones a los ríos.

Así mismo, la expansión de las superficies irrigadas, que implican un mayor consumo de agua en zonas donde la evaporación directa y la transpiración de los cultivos son altas, el aumento de la demanda de agua para el abastecimiento de poblaciones, el mayor gasto de agua por habitante y el incremento del consumo hídrico por parte de las actividades industriales y turísticas son otras causas que se apuntan en el estudio.

El estudio aparece cuando el nuevo Gobierno de España se plantea un cambio en la política del agua con un nuevo Plan Hidrológico Nacional que dejaría la puerta abierta a algunos transvases. Según el científico que ha elaborado el estudio, no tiene sentido trasvasar agua de cuencas que son deficitarias a otras que también lo son.

¿Por qué impulsar los trasvases, entonces? Por la construcción. Este sector mira con optimismo este nuevo Plan Hidrológico Nacional (PHN), pues podría suponer unos 9.000 millones de euros para el sector. El Plan no es para distribuir mejore el agua, es para contentar a las constructoras.