La dramática dependencia española del carbón