La eficiencia energética facilita el pago de la hipoteca y disminuye la posibilidad de un desahucio