La escasez de alimentos podría obligarnos a hacernos vegetarianos