La final del Mundial de Fútbol 2014, en Brasil, se jugará con energía solar